Kahina, saraguato huerfana


BLOG Kahina, saraguato huerfana

El aullido de los saraguatos

 

Asustada, impaciente y arrinconada en una pequeña caja de zapatos; así llegó una tarde de invierno “Kahina” una de las hembras integrantes de la tropa de monos saraguatos que habitan en el Centro de Conservación y Rescate “Aluxes”.

 

“Kahina” llegó como parte de un programa de rescate y conservación de la especie y actualmente comparte espacio con “Vivi” y “Benny”, otros saraguatos rescatados. Esta mona ha tenido un proceso de readaptación a la vida silvestre bastante largo pero a su vez eficaz.

 

Tras la muerte de su madre y con escasos meses de vida, “Kahina” fue rescatada por un grupo de personas quienes la trasladaron hasta las instalaciones del centro, ahí ingresó a un programa de alimentación y aprendizaje muy complejo; en un principio era alimentada con una jeringa y sus cuidadores usaban una especie de reboso para cargarla para que ella sintiera la protección que a esa edad un mono saraguato busca en su madre, era tan pequeña y frágil que cabía en la palma de la mano, esto incrementaba los riesgos de una muerte prematura y un gran reto para el personal de Aluxes.

 

Al paso de los meses, “Kahina” fue aprendiendo poco a poco a trepar árboles pequeños pues es importante que los primates realicen actividades que les permita desarrollar sus habilidades y movimientos como el uso de la cola, brazos y piernas para desplazarse entre la vegetación. También fue aprendiendo a ingerir alimentos solidos como frutas y hojas, estas últimas alimento básico para el crecimiento y buen estado de salud de la especie.

 

Muchas historias se han escuchado de los monos saraguatos sobre todo por su reconocimiento como emblema del Parque Nacional Palenque y su popularidad en las selvas del sur de México y Centroamérica, sin embargo la desinformación también ha sido parte de estas historias, pues gran parte de la población aun sigue considerando a la especie como doméstica. Los monos saraguatos han visto disminuir su población debido a su captura, tráfico y venta en el mercado ilegal.

 

Al igual que “Kahina”, “Benny” y “Vivi”, el Centro de Conservación y Rescate “Aluxes” también cuida de otros ejemplares rescatados, así; “Chi-ik”, “Sakut” y “Frida” completan la familia de monos saraguatos que habitan el lugar.

 

Es una triste realidad ver como muchos monos saraguatos que son comprados en el mercado ilegal terminan sacrificados o muertos por las condiciones de vida que llevan como mascotas, y aunque algunos de ellos logran ser rescatados, el proceso de readaptación a la vida silvestre es bastante complejo y no siempre efectivo.

 

Hay que hacer conciencia de lo importante que es conservar nuestro entorno y todo lo que en el habita. Los monos saraguatos son parte importante de los ecosistemas pues se encargan de trasportar semillas de frutas y plantas de un lugar a otro, su población se ha vuelto muy vulnerable y el trabajo de protección a la especie debe ser el resultado de un esfuerzo colectivo.